Su Vida, Su Obra, Su Música


ARREANDO LA TROPILLA DE LA NADA


Manera zonza de buscar palabras
echando disimulo y esquivada
sobre una cantidá de cosas ciertas
contra una cantidá de cosas vana
manera zonza de querer fingirme
sonrisa de colmillo a cada rato
creyendo que me dentran por el ojo
sin darse cuenta que ya estoy chicato
que ya ni miro de ande viene el viento
ni si es de noche ni si está aclarando
manera zonza de pasar chiflando
pa´ conformar un ruido y escucharlo
ansina se acorta la espera y de paso se espanta los carancho
manera de arrimar una esperanza pa´ quien
se habrá de dir de una boqueada
contando el parejero de una nube
y arriando la tropilla de la nada.
No vuelva a decir nada de nada
deje nomás de andar tragando rabia
que no me va a ligar haciendo remolino
como cachorro en vaca agusanada
no tenga miedo amigo, todo pasa
don Dio da justo el tiempo a cada cosa
no hay acomodo que le resbale un día
de toda la creación, la mas hermosa la igualdad
pa´ l de arriba y pa´ l de abajo
no hay diferencia entre terrón y loza
no tenga miedo amigo ya es un hombre
que no digan que le tembló la pera
al fin y al cabo via a morir vivido
y sepa m´ hijo que eso no es zoncera
amontonar costumbre no es igual
que aviejarse por afuera
tengo mucho ricuerdo que respira
y mucho otros que serán mi vuelta
cuando el vuelo de algún jilguero pampa
se detenga en la edad de una cumbrera
y haga sonar el pico contra el pecho
de la misma gramilla que me espera.
Tengo mucho recuerdo pa´ acordarme
y mucho otro que ya son olvido,
tal vez de los primero ya no me acuerdo,
y de los otros, de los otro me acordé al vivirlo
no vale ni la pena echar la cuenta alguno tiene
y otros han tenido.
que le puedo pedir por voluntades al cielo
socarrón de los designios
si tengo lo que tuve y me lo llevo
lo mas hermoso de vivir conmigo
la vida de los otro que vivieron
con los mismo perdones y castigo
sin mas problema que decir me quedo,
en el mismo confín en que he nacido
naide me puede alzar sobre otra estrella
que no sea del mundo en que he vivido.
Que mas puedo pedir por voluntades
y por ser voluntario va conmigo
mientras me aguante un soplo el percherón del tiempo
no tenga miedo m´ hijo que me alcanza
pa´ darle un quiero cerrado a lo que falta
sin calentarme el color de la baraja.
No me tiemble muchacho
que el que tiembla, suele hacer de la vida una mortaja
se nace macho, se vive y se termina macho y medio
si es preciso entre la caca.




Volver a la página anterior


© 2012 Don Jose Larralde Derechos Reservados